Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

WWW.CHABASQUEN.8M.COM      MOSTRANDO NUESTROS MITOS Y LEYENDAS

                 

 

EL MITO Y LA LEYENDA EN EL MUNICIPIO UNDA

Parte I

 

   A partir del siglo XVI la mitología antigua se convierte en un fondo cultural asociado a los elementos de la vida cotidiana y sirvió fundamentalmente como pretexto al arte.   Guerreros atléticos, diosas desnudas y sensuales constituían una magnifica ocasión para los artistas plásticos y escultores.   El siglo XVIII redescubre el libertinaje y el artista vuelve a recurrir a las leyendas antiguas con un aspecto silencioso y sensual.   Desde la culta Europa en los bajeles españoles vino al nuevo mundo toda una gama de costumbres, tradiciones, religión y toda clase de excentricidades que al mezclarse con las culturas africanas y el entorno local aborigen, dieron como resultado una mitología y un cuadro de leyendas cada vez más prolífero y mixto.

     El mito pasado estructuralmente en el plano religioso se ha mezclado con la leyenda de tal manera que algunas veces el deslinde de ambos es casi imperceptible, aunque debe acotarse que la mitología parte de un tema omnipresente tanto en las letras como en las artes, mientras que la leyenda tiene el componente de la imaginación cotidiana al rescoldo de la chispa criolla y la tradición popular de nuestros pueblos.   La historia del Municipio Unda y de su capital Chabasquén esta ubicada entre 1620 y 1767, en el génesis, que los distintos historiadores han aportado; respetando estas posiciones, el origen de muchas leyendas han surgido sobre la llegada de los españoles a los territorios de El Tocuyo hasta las cercanías de Guanare y los centros poblados de importancia: Los Humocaros, Guarico, Chabasquén y Anzoategui.   Igualmente los invasores españoles al avanzar hacia Morador, Guache y Marías fueron extendiendo su dominación hacia los pueblos gayones, o coyones como les llamó el Obispo Martí a su paso en 1777.

     Son muchas las costumbres y tradiciones arraigadas a lo largo de los caseríos que conforman el territorio actual del Municipio Unda, los elementos culturales que nutren estas manifestaciones populares que han perdurado de generación en generación, provienen de la sociedades aborígenes que tenían como cultivo básico el maíz y en base a este cereal giraba su identidad, expresada en las creencias colectivas actuales de los descendientes ayamanes y gayones, los cuales ejecutaban rituales para mejorar la buena cosecha y la abundante casería, era común el baile de las turas o estarcuyas donde según el profesor Héctor Gutiérrez se utilizaba una flauta de doble agujero y probablemente esta manifestación era conmemorada en la zona limítrofe Lara – Falcón y en la parte limítrofe de Lara, Portuguesa y Trujillo.   Otra manifestación es el baile del joroto, “La comida de muertos (Ritual funerario)”, que según apunta el investigador y arqueólogo Pedro Pablo Linarez es común en los Municipio Sucre y Unda del Estado Portuguesa.

     En cuanto a los mitos propiamente establecidos está la conmemoración del día de San Juan, el 24 de Junio.   La población además del culto religioso, hace una veneración con baile, tambor y velorio.   Este día tiene una connotación mágica por la creencia de buscar predigistaciones acerca del futuro de las personas mediante la creencia del huevo en agua; esta costumbre expresa la fusión de elementos religiosos, aborígenes, negroides, y españoles.   En Chabasquén junto a la conseja popular se relataba la Leyenda del caballo encasquillao, que después de media noche se paseaba por las antiguas calles de cemento y hacia que los furtivos cazadores de amores clandestinos pasaran más de un susto.

     En los tiempos de cuaresma algunas personas ancianas hablaban sobre el espanto de La Llorona, leyenda que en el Municipio, estuvo muy arraigada hasta los años sesenta del milenio pasado.   Las generaciones recientes no conocen ni atestiguan haber escuchado el espeluznante alarido de la llorona, sin embargo sólo se sabe de ella, mediante el relato oral.   Otra leyenda común era La Sayona, especie de misteriosa mujer delgada, elegante, que se le presentaba a los galanes y mujeriegos noctámbulos a quienes llevaba hacia un lugar apartado y allí se transformaba, mostrándole a la victima sus largos dientes o convirtiendo su rostro en una calavera.

     Es común todavía la creencia de algunas personas en María Lionza y hay quines afirman que la fortuna de muchos ricos, que se dedican a la crianza de animales silvestres como: Lapas, venados, picures, monos, loros, ardillas, pájaros, serpientes y otras variedades, provienen del tributo que pagan a la reina por los favores recibidos.   Este mito de María Lionza tiene mucha presencia y seguidores en la región.   Generalmente para hablar de estas consideraciones, es necesario profundizar en los aspectos que connotan las supervivencias culturales que hoy día conservan los descendientes de las antiguas comunidades indígenas y los enclaves de origen africano.   Finalmente debe acotarse la creencia en los ceretones y duendes.   El ceretón

 

           Según la creencia del pueblo es un individuo que se “hace componer” por un moján con un fin determinado y para ellos se somete a los requisitos que le impone un hechicero llamado Boratio, quien basa sus secretos en la magia negra y la oración de San Cipriano.   La candidez de nuestra gente es tal, que imaginan estar al abrigo de espantos, duendes y ceretones con solo recitar un conjuro en verso.   Los duendes equivalen a supuestos espíritus según la mitología es un enano lúbrico que habita en los riscos montañosos y oculta tesoros.   En los caseríos de Chabasquén existe la creencia que estos duendes se aparecen en los pozos de agua y que se enamoran de las jovencitas,  a las cuales llegan a seducir y que también son aficionados a algunos animales silvestres como conejos y venados y denotan su presencia a través de un silbido particular, algunos campesinos afirman haberlos vistos, asegurando que los duendes tienen los pies invertidos y carecen de los pulgares de las manos.

     En Chabasquén es famosa la leyenda de Rogelio Dun, un agricultor que habita en el caserío Santa Clara y que según la conseja popular, tuvo una pelea a garrote limpio con el diablo, algo que según la tradición de nuestras manifestaciones folclóricas ha venido constituyendo una especie de constante o leit motiv que se repite en distintas formas:  Florentino y el Diablo, El Diablo de Carora.   Los chabasquenenses todavía pueden ver por las calles al amigo Rogelio, rozagante y enérgico a pesar de tal encontronazo.   Próximamente, compilaremos esta leyenda para hacerla publicar, dentro de la crónica popular que estamos construyendo en nuestro Municipio. 

* Cronista Oficial del Municipio Unda

WWW.CHABASQUEN.8M.COM      MOSTRANDO NUESTROS MITOS Y LEYENDAS